La sociedad de los poetas muertos. Sobre los qué y cómo del enseñar

Anoche después de cenar me dieron muchas ganas de ver, una vez más, “La sociedad de los poetas muertos“. Quizá porque por primera vez desde hace mucho tiempo no estoy dando clases y lo echo de menos.

Lo cierto es que volví a verla y volvió a dejarme pensando. Puede ser que la temática ya esté trillada y que la película tenga algunos lugares comunes. Pero no creo que esté de más recordar cada tanto el modelo que educación que no queremos. Modelos inspirados en la lógica militar de la obediencia debida y la subordinación, basados en la repetición de “verdades” indiscutibles, modelos clasistas donde prima la competencia por encima de la colaboración, que defienden subrepticiamente la concepción arcaica de que razón y emoción corren por carriles separados.

Pero la película también presenta a ese profesor o profesora, que te marca para siempre. Que entiende que enseñar y aprender pasan por otro lado. Creo que todos hemos tenido al menos un@ de ell@s. Yo he tenido varios pero Keating (el profesor de “La sociedad de los poetas muertos”) me recuerda a Sergio Sánchez, mi profesor de filosofía en la Escuela Nueva Juan Mantovani. Él me bautizó “Eva”, por ser “una mujer arquetípica que siempre come manzanas”. Sergio y su esposa Elisa, mi profe de literatura, me inyectaron el amor por la Epopeya y la Tragedia griega, por Borges, Bioy Casares, George Bataille, Bergman y Fassbinder, entre innumerables autores y directores de cine cuyas obras me configuran.

Sergio nos habló del amor a través de Platón y Bataille (os dejo aquí “El erotismo“, una lectura fantástica”), del conocimiento, la libertad, la vida y la muerte, a través de los poetas griegos y Nietzsche, Baudelaire, Heidegger, Kant y hasta León Tólstoi (La muerte de Iván Ilich: oh! qué libro)…Vámos! nos enseñó sobre lo que realmente importa.

Por eso, volviendo a la película que motiva este post, también me sigue pareciendo relevante la idea de que la poesía, o las artes, pueden redimirnos, ayudarnos a florecer, hacernos las preguntas que definen el por qué hacemos lo que hacemos. Como dijo mi querido amigo poeta Vicente Luy (QEPD), la poesía es, “En teoría, la única ciencia que se ocupa del problema”.

Así que os dejo aquí una serie de recomendaciones sobre películas para profesores que creemos que otra enseñanza es posible. Un pequeño recreo para ir entrando en el fin de semana.

Trailer de “La sociedad de los poetas muertos”

Otra gran recomendada: Los coristas

The paper chase

Goodbye Mr. Chips

Finding Forester

To be and to have (Francesa)

 

Cuál otra recomendáis? Os dejo de regalo, además, un libro que me recuerda siempre a Alejandro Piscitelli, otra gran profe: El maestro ignorante. Cinco lecciones sobre la emancipación intelectual, de J. Ranciere. Una joya.

Un comentario en “La sociedad de los poetas muertos. Sobre los qué y cómo del enseñar

  1. Muy buenas recomendaciones, hay varias que me gustan mucho sin duda la sociedad de los poetas muertos es un film con un gran mensaje, una visión diferente de la educación y la vida. Me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s