Artículo en Yorokobu. Sobre la cultura abierta, lo crowd y los commons


(Ilustración: Pablo Abad)

Más allá de que se haya convertido en un motto de los tiempos que corren, la colaboración en el campo del arte no es nada nuevo. Sin rebobinar demasiado, surrealistas, dadaístas, situacionistas y plagiaristas ya concebían la idea de que toda obra es derivativa y trabajan de manera cooperativa.

Pero ¿qué cambió entre el cadáver exquisito de Tzara, Breton & Company y el Festival Exquisite Corpse que se celebró en octubre de 2011 en EEUU? En ambos casos la obra resultante es producto de la belleza convulsa y la participación con espíritu lúdico. Pero en el primero, la colaboración acontece a nivel local, situada en un espacio físico, en el ámbito de lo próximo. En cambio, el festival norteamericano ha sido creadora desde la Red y los usuarios pueden participar de un evento donde artistas que acaso nunca antes se han visto generan una obra colaborativa a partir de múltiples medios.

Seguir leyendo en…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s