RD 1.0. Sobre la nueva obra mobile de Fede Álvarez

Todavía recuerdo los días en que el “reloj de datos” era apenas un ensayo, una idea de las cual Fede me hablaba mientras surcábamos en coche las calles de Córdoba en busca de un bar abierto y una botella de Stella Artois.

Estábamos -y probablemente lo seguimos estando- obsesionados con la cuestión del tiempo (como ya conté en este post) y por eso hicimos juntos la video-instalación Oxímoron. Fede quería crear un artefacto, quería hackear dispositivos y, en ese gesto, hacer un statement

Y no se dio por vencido. Trabajó, aprendió y se comprometió hasta lograrlo. El reloj de datos es hoy un objeto, una propuesta conceptual que utiliza dispositivos móviles “bendeados” para volver a poner en jaque, esta vez, la forma en la que medimos el tiempo; la idea del tiempo como “algo medible”, la convención sobre la base de la cual se estructuran nuestros días.

En palabras del autor

“Datos es, en pocas palabras, la versión electrónica de un reloj de arena. Está formado por dos dispositivos portátiles genéricos –Friendly ARM– colocados dentro de una estructura de acrílico diseñada como una versión moderna de la estructura tradicional de los milenarios relojes.
Al darse vuelta el objeto 180 grados se inicia una transferencia de de archivos del dispositivo de arriba al de abajo. Los monitores muestran los nombres de tres archivos y dos barras de progreso, una parcial y una total, con sus respectivos porcentajes. A medida que estas se vacían en el monitor superior, se cargan en el inferior. De este modo, los archivos que en un principio estaban arriba, comienzan a bajar hasta que la transferencia se completa.
La inclinación del Reloj de datos es calculada por un acelerómetro que envía datos a un software desarrollado específicamente para este uso. A partir de la lectura de esos datos, se determina la dirección de la transferencia y su velocidad, que es afectada por la inclinación del objeto del mismo modo que ocurre en un reloj de arena: la velocidad máxima se alcanza con el objeto en posición vertical y se disminuye a medida que se inclina, hasta detenerse por completo al llegar a los 90 grados. Pasado este ángulo, el sentido de la transferencia se invierte.
+[Tiempo binario] El bit reemplaza al grano de arena en esta analogía digital de una de las tecnologías conocidas más antiguas para medir el paso del tiempo. ¿Cómo se justifica este esfuerzo aparentemente absurdo de digitalizar un objeto para que funcione exactamente de la misma manera?
El Reloj de Datos es un artefacto que mide el lapso que dura su propio proceso de transferencia de datos y nada más. Se basa en una concepción del tiempo similar a la china, en la que este es inherente a las cosas, en la que más que tiempo hay tiempos. Tiempos anudados con espacios y propios de cada objeto. En palabras del intelectual español Emmánuel Lizcano: “El acontecimiento no ocurre en el espacio y en el tiempo, más bien se hace sitio y construye su momento, teje su lugar y su ocasión singulares, que a su vez le prestan una densidad específica”.
Entonces, lo que puede pasar como un artefacto de medida, no es más que un objeto tautológico que mide su propio proceso. Esto sucede con los relojes que utilizamos día a día, sólo que al utilizar medidas estandarizadas se convierten en objetos útiles. Pero lo que hacen es definir una idea de tiempo basada en la medida de sus propios procesos, determinados a partir de una analogía astronómica. Estos, en realidad, no miden nada.
El Reloj de datos quiere recordarnos que la empresa de medir el tiempo es algo que cruza a la humanidad desde los inicios de su historia hasta el día de hoy, y que es una tarea en el fondo absurda, quijotesca. “Cuando miramos el reloj” -dice Martin Heidegger en Los problemas fundamentales de la fenomenología- “damos previamente el tiempo al reloj puesto que el tiempo mismo no está en el reloj”.
A esto se puede agregar que el tiempo quizás ni siquiera exista y se trate en realidad de un fenómeno de la percepción, un producto exclusivamente del cerebro. En una de las citas que utilizamos con Mara Balestrini en Oxímoron, una obra instalada en el Chateau CAC en 2009, se podía leer: “Del mismo modo que los colores no existen realmente, tampoco estamos seguros del tiempo en el mundo exterior”. Esta frase pertenece a David Eagleman, un neurocientífico que estudia los procesos cerebrales a través de los cuales creamos la idea de tiempo. Desde este punto de vista, se trataría entonces de un resultado de la selección natural, es decir, de la adaptación al medio. Como tal, es un condicionamiento y los relojes son un resultado del mismo.
El Reloj de Datos forma parte de una serie de obras plasmadas a partir de las inquietudes que provoca pensar en la idea del tiempo. Son juegos que buscan desnudar la verdadera naturaleza de de la percepción, cuestionando preconceptos y explorando más allá de los paradigmas.”

Nada mejor que las propias palabras de Fede para relatar una obra que desde una absoluta simpleza es capaz de cuestionar uno de los grandes temas de la física, la literatura, el cine, la humanidad. Una obra que habla del absurdo, de la necesidad de ordenar el caos aún desde la más absoluta arbitrariedad. Una obra que celebro como se celebra todo aquello que nos hace pensar…

Para quienes tengan la enorme suerte de estar en Córdoba el 5 de junio a las 20hs, el reloj de datos será el protagonista de la inauguración de La Cúpula, la nueva galería de arte de otro gran amigo, Jorge Castro.

Todos invitados!!

[La Cúpula]
– Galeria de Arte – Media Lab – Espacio de **Arte y Tecnologia ** .
– Humberto Primo 14 – 7 TE 4230503 Cordoba 5000 – Argentina
Direccion Jorge Castro .

Un comentario en “RD 1.0. Sobre la nueva obra mobile de Fede Álvarez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s