Celebrating A Masterpiece: Kind Of Blue. Sobre un documental inspirador

El súper pack que celebra el aniversario número 50 de Kind of Blue salió a la calle en 2008 y, claro, es una pieza infaltable para todo amante del Jazz.

Sin embargo, no fue hasta anoche que descubrí el documental que viene en uno de los DVD que trae el pack. Celebrating A Masterpiece: Kind Of Blue, un largo de 81 minutos producido por Nell Mulderry y dirigido por Chris Lenz, conocido por su trabajo en el bonus DVD que acompaña la Legacy Edition de Jeff Buckley Live At Sin-É (2003).

El film de Lenz, en este caso, incorpora material del minidocumental Made in Heaven (2004), una serie de entrevistas a eminencias como David Amram, Ed Bradley, Ron Carter, Jimmy Cobb, Bill Cosby, Herbie Hancock, Eddie Henderson, Shirley Horn, Dave Liebman, Jackie McLean, Q-Tip, Carlos Santana, John Scofield, Horace Silver, entre otros.

Creo que no hay palabras para describir lo que uno es capaz de sentir mientras sus sentidos son intervenidos por el arte de Miles. Tampoco es posible pensar, razonar mientras lo escuchás: Kind Of Blue es una experiencia física, sensorial e  intelectual, a pesar de que tu hemisferio izquierdo se inmole contra la cadencia irreproducible de ese registro. Tampoco hay palabras para describir el trabajo audiovisual que acompaña el disco.

El documental registra algunas de las escenas que gestaron esa obra maestra y los testimonios que supo cultivar. Hay una intimidad en el relato, un poco generada por los testimonios de “amigos”, otro poco por la iluminación teatral, que  rescata algo de la sensualidad del disco.

Amante de la simplicidad, considero que el documental que vi anoche es una genialidad. Cero pirotecnia visual, un montaje cuyo ritmo es exquisito, haciendo equilibrio entre el registro vivo de una noche que cambió la historia de la música y unas entrevistas con citas y anécdotas imperdibles.

Todo intercalado con las simples filmaciones de fotografías en blanco y negro en las que el rostro de Miles expresa la esencia del genio, un tipo sensible, acaso un poco atormentado e inevitablemente talentoso. La cámara bucea esas fotografías como si fuera un ojo vouyeur que busca redescubrir los detalles del instante pasado, detenido. Allí está el gran Davis haciendo sonar una trompeta como si en ese gesto hiciera nacer algo inédito, algo mínimo, unas notas, algo enorme, Kind of blue.

Promediando el documental, mi compañero en la experiencia de audiovisión me cuenta que el gran Bill Evans escribió una carta cuyo texto se incluye en el material del pack. Me cuenta que Evans compara el arte de la caligrafía japonesa con la presición en la improvisación del jazzista. Hablamos de la sutileza, de lo bello. Concluimos que se trata del documental de un disco para enamorarse.

Un comentario en “Celebrating A Masterpiece: Kind Of Blue. Sobre un documental inspirador

  1. Bueno, después de leer este post no tengo más remedio que recorrer las calles de Internet y asegurarme una copia de ese documental.
    Kind of blue es uno de esos momentos irrepetibles en la historia, y no sólo del jazz, sino de la música en general. Eso puede explicarse en tu idea de que el disco es una experiencia sensorial e intelectual… no podría estar más de acuerdo con eso, Marita. Por un lado, se trata de las primeras jams basadas en la improvisación modal: si antes se improvisaba sobre una progresión de acordes, en Kind of blue se hizo arriba de secuencias de notas, como podía ser una escala…. algo así como un laberinto dentro de un laberinto (y perdón por la imagen borgeana). Pero al margen de eso, el disco es muy agradable de escuchar incluso para el que no está familiarizado con el jazz o el bebop, siempre sentí que cada track tiene una especie de temperatura interna que lo vuelve cachondo, fresquito o nocturno -kind of blue?-, dependiendo el caso. Un imprescindible, sin duda. Y probablemente haya salido de corrido, sin demasiado bosquejo previo… art happens.

    Hay un libro que se llama Free Play, de un violinista que se llama Stephen Nachmanovitch (el apellido es complicado, el libro es una joya). En una parte habla de las improvisaciones en la vida y dice que “toda conversación es una forma de jazz”. Siempre hay momentos excepcionales, irrepetibles, que salen sin querer. That’s life, como decía el viejo Frankie.

    Besos y excelente 2010 amiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s