Reliquias en la Web. Sobre lo que se dijo del Cinerama en 1952.

cinerama-diagram2

En su momento se creyó que revolucionaría la industria del cine. Se pensó que el Cinerama iniciaba un largo e irreversible camino hacia las experiencias inmersivas, la liberación de las imágenes hasta el momento encorsetadas en pantallas rectangulares. Parecía ser el primer paso hacia un cine capaz de intervenir al espectador a través de todos los sentidos.

Lean aquí las letras de aquella euforia.

Acerca del Cinerama, Morton Heiling dijo:

“El narrador describía la escena, la cortina se abría revelando una pantalla de dimensiones cuatro veces mayor que lo normal, que a su vez exhibía un paseo en una montaña rusa. Usted ya no podía identificarse con un actor que interpretaba esa escena, usted propio la experimentaba “. (Kenneth Pimentel & Kevin Teixeira, Virtual reality: through the looking glass (New York: McGraw-Hill, 1994) pp.37-38)”

En esa dirección, en en 1962, Heilig decidió crear el Sensorama, una cabina inmersiva, compuesta de un asiento vibratorio, un manubrio, un dispositivo de visualización binocular, un conjunto de ventiladores, parlantes estereofónicos y un dispositivo nasal.

* Este post fue inspirado por el texto “Imagen digital: historias y experimentos ” de  Rejane Cantoni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s