Streameate! Sobre nuestra experiencia en San Luis Digital

stream2streameame

Mientras me lamentaba por no haber tenido tiempo para escribir una crónica acerca de nuestra experiencia en San Luis Digital, encontré este post de Anaclara quien, como era de suponerse, lo hizo antes que yo.

Luego, gracias a las bondades de Google, me crucé con este destacadito en la web de San Luis que me llenó de orgullo.

No estoy del todo segura, pero creo que Streameame fue la única propuesta del evento que utilizaba teléfonos celulares como herramientas de creación – en esta ocasión,  en el campo del audiovisual-. Eso cautivó a muchos de los participantes quienes se acercaban al espacio y preguntaban “¿Acá se hace algo con celulares?”. Después de la respuesta afirmativa, dispositivo en mano, elegían asiento para quedarse entre nosotros.

Así, pasaron y se quedaron decenas de personas, nativos e inmigrantes, que se animaron a crear con imágenes en 3gp, a imaginar nuevas formas de aplicación de los dispositivos móviles en la escuela. Para los más jóvenes, además, esto de los celumetrajes presenta alternativas al happy slapping al cual ellos están súper acostumbrados pero que tanto escandaliza a los mayores.

Fue gratificante ver miniproducciones terminadas aun cuando el taller duraba tan sólo una hora y media y los asistentes tenían menos de 30 minutos para filmar y editar. Se trataba de un curso express que ellos supieron aprovechar al máximo [Y no se imaginan cuanto lo agradezco!].

Podría escribir un post larguísimo acerca de las sensaciones e ideas que inspiró en mí San Luis Digital. Los proyectos que buscan disminuir la brecha digital e incluir las TICs en el ámbito académico suelen entusiasmarme siempre. Entre otras cosas, esto de los celumetrajes tiene que ver justamente con resignificar los usos del dispositivo que llevamos en el bolsillo a toda hora y a todas partes. En la escuela, puede proponerse como un eslabón – creativo y lleno de posibilidades- entre docentes/inmigrantes y estudiantes/nativos;  un espacio donde los primeros pueden aprender de los segundos mientras coordinan una plataforma de creación colectiva y, acaso también, una experiencia edupunk.

El teléfono móvil es una herramienta ultrapotente, no sólo en sus posibilidades técnicas sino también en la insuperable penetración que ha tenido en la población. Mientras esperamos que nuestros gobiernos se decidan a largar algo como El Proyecto Ceibal o a sumarse al OLPC de Negroponte ¿por qué no empezar con la tecnología que ya tenemos? Como ya lo dijo Prensky, los celulares son computadoras de bolsillo!

Finalmente, mientras desembarcaba en Buenos Aires, cansada pero contenta, volvío a mi cabeza esa pregunta recurrente: ¿Para cuándo screen literacy en las escuelas locales? ¿Cuánto falta para que el audiovisual deje de ser la figura dionisíaca del cole, el malvado que vino a robarle espacio al texto? A riesgo de pasar por fanática, pienso que en la era de las pantallas, así como te enseñan lengua tendrían que enseñarte a pensar en imágenes, a crear en el marco del discurso audiovisual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s